ESCAPADA TEMÁTICA nº 574 NEVEROS
LOS FRIGORÍFICOS DE ANTAÑO
De la nieve que se acumula a levante de Peñalara se abastecían antaño los cafés y botilleros de La Granja

Los neveros o ventisqueros son manchas de nieve que persisten hasta el verano en las laderas altas de la sierra y que, antes de inventarse el frigorífico, eran usadas para aprovisionar de hielo a la capital y los reales sitios. Los caminos que seguían los recolectores de nieve y los pozos donde se conservaba ésta, bien apisonada y al resguardo del sol y la lluvia, traen refrescantes recuerdos a los excursionistas en el rigor del estío.

Ventisquero de la Condesa
Junto al Alto de las Guarramillas, en la hoyada que cae a espaldas del repetidor de la Bola del Mundo, se conserva el largo muro de piedra que facilitaba la acumulación de la nieve en este ventisquero del que eran dueños los condes de Manzanares y que, junto con el de la Estrada y los del Regajo del Pez, todos próximos al puerto de Navacerrada, fue la principal fuente de hielo de la capital madrileña a lo largo del siglo XIX. Veranos había en que más de 500 carretas, alguna cargada con un solo bloque de 3.500 kilos, bajaban a Madrid desde el puerto, empleando para ello cuatro interminables jornadas en las que, sorprendentemente, sólo se perdía por fusión entre un 8% y un 10% del gélido bien. En www.sierraguadarramamanzanares.org se encontrarán varias rutas a pie por las Guarramillas y un artículo sobre la primitiva industria del hielo.

San Lorenzo de El Escorial
En las vecindades del monasterio llegó a haber hasta ocho pozos de nieve, con una capacidad total de más de 500 toneladas. Uno de ellos se puede ver desde el jardín de los Frailes, al sur del monasterio: es la chata torre cuadrada de sillería de granito, coronada por un chapitel de pizarra, que descuella en la esquina contraria de la alberca. Otro, completamente arruinado, se halla en el puerto de Malagón. Y hay varios más en el monte Abantos, entre los que destaca el llamado Pozo Alto de Cuelgamuros, que está a un kilómetro al noroeste de la cima, a 1.670 metros de altura. Construido en 1609 y restaurado en 1985, tiene 14,21 metros de profundidad y 8,35 de diámetro, y una capacidad de 230 toneladas. Para visitarlo, se debe pedir permiso a Patrimonio Nacional (teléfono 918 90 59 05).

Camino de la Nieve
En tiempos de Felipe III, además de buscones, clerizánganos e hidalgos que no daban ni clavo, había emprendedores como PabloXarquíes, el cual se hizo en 1608 con el suministro de hielo en la Corte y con una gran fortuna. Tan bien iba el negocio que le permitió costear la apertura de un camino de carros hasta el puerto de la Morcuera, para así facilitar la extracción de la nieve de los ventisqueros del Ratón y del Algodón, ambos situados en las alturas orientales de Cuerda Larga. Aunque desdibujado por el desuso, las repoblaciones y las pistas forestales, el camino todavía puede seguirse desde el puerto de la Morcuera hasta Soto del Real, bajando por la ladera de la Najarra y la ermita de San Blas. Un mapa y una descripción detallada de este paseo de 12 kilómetros y 3,5 horas de duración (sólo ida), se hallará en www.excursionesysenderismo.com

Puerto de los Neveros
De la nieve que se acumula a levante de Peñalara se abastecían antaño los cafés y botilleros de La Granja, desde donde era forzoso subir a buscarla atravesando el llamado (por eso mismo) puerto de los Neveros. Arroyos, praderas y pinares endulzan esta larga ascensión. Desde la urbanización Caserío de Urgel, en La Granja, subiremos bordeando la tapia nororiental de los jardines del palacio hasta llegar a su punto culminante, y luego continuaremos por sendero llano hasta cruzar el cercano arroyo del Morete. Siguiendo a partir de aquí los letreros que indican hacia Dos Cabañas y Peñalara, nos hallaremos después de tres horas en el puerto, a 2.096 metros de altura, dominando a vista de buitre los bosques de La Granja y el valle del Lozoya. Dos pasos más allá, a mano derecha, queda la celestial laguna de los Pájaros. Pormenores en www.juangu.blogspot.com/2005/09/puerto-de-los-neveros.html

El Pozo de la Nieve
En la ladera norte del pico de Casillas, cumbre del confín oriental de Gredos donde lindan los términos abulenses de El Tiemblo y Casillas con el madrileño de Rozas del Puerto Real, se encuentra esta casa-almacén que, gracias a la restauración acometida en 1998 por el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Ávila, constituye el mejor testimonio de la industria del hielo en el Sistema Central. Para más interés, se domina la cabecera del valle de Iruelas, reino pinariego del buitre negro. Más datos en www.eltiembloenlared.com .

.
.
Imprimir esta página