ESCAPADA TEMÁTICA nº 577 INTEGRALES
ATRACÓN DE CUMBRES
El mayor reto para un excursionista

Por integral, entre montañeros, se entiende la ruta que recorre un macizo, o una parte significativa de él, uniendo todas y cada una de sus cumbres. Se trata, pues, de marchas largas y con fuertes desniveles, para las que se requiere experiencia y buena forma física. Como forzosamente han de hacerse en los días más calurosos del año -para aprovechar las horas de luz-, se necesita también llevar protección contra el sol y agua como para apagar un incendio. No hay reto mayor para el excursionista, ni satisfacción más integral.

Vuelta a la Pedriza
Es la más bella integral de la sierra madrileña. Y la más dura. Una ruta circular de 25 kilómetros, 10 horas largas y 1.400 metros de desnivel, cuya única comodidad es que está bien señalizada con trazos de pintura blanca y amarilla. Desde Manzanares el Real, la senda recorre sucesivamente las tres zonas en que está dividido el macizo granítico: el Alcornocal, La Pedriza Anterior y la Posterior, alcanzándose en esta última la máxima altura (Las Torres, 2.033 metros). El regreso se hace por la cuerda de las Milaneras, el collado del Cabrón, Canto Cochino y la garganta Camorza, siguiendo las aguas del río Manzanares.

Lo más llamativo del camino, los fantasmagóricos riscos que rodean la pradera de los Navajuelos, en los primeros repechos de La Pedriza Posterior. Otro lugar muy vistoso es el collado del Miradero, pasadas Las Torres, donde vivaquean los que prefieren hacer la integral en dos jornadas. Más detalles de la ruta, en www.azcola.arrakis.es/pedriza10.html.

Cimas de la Barranca
Recorrer todas las cumbres que rodean el valle de la Barranca, en Navacerrada, es una señora excursión de 20 kilómetros, siete horas y 1.040 metros de desnivel acumulado, el equivalente a ascender seis veces seguidas desde Cotos hasta la laguna de Peñalara. Se empieza subiendo por la fuente de la Campanilla y el collado del Piornal a la cima de la Maliciosa -límite oriental del valle-, para luego enfilar hacia la Bola del Mundo -su punto más elevado y norteño- y acabar regresando por la cuerda de las Cabrillas -su linde occidental-.

En esta última se halla, a 1.760 metros de altura, el mirador de las Canchas, desde donde se obtiene una perspectiva magnífica de la Maliciosa, cuyo perfil, visto desde aquí, semeja el de una esfinge. Todos los años, el último domingo de agosto, se organiza una marcha popular con este mismo itinerario. Informan con más detalle en la Oficina de Turismo de Navacerrada (teléfono, 91 856 03 08: www.ayto-navacerrada.org).

Cresta de Cuelgamuros
Ruta con vistas para hartarse, la que va del puerto de Guadarrama a San Lorenzo de El Escorial por los cerros que se interponen entre los Pinares Llanos de Peguerinos y las agrestes laderas del valle de Cuelgamuros, más conocido como Valle de los Caídos. Tres soberbios miradores jalonan el camino: Cabeza Líjar, con su antiguo búnker de la Guerra Civil convertido en pacífico balcón sobre los pinares y el embalse de La Jarosa; el refugio de la Naranjera, desde cuyas inmediaciones se contempla como Dios la cruz de 150 metros del Valle de los Caídos, y el pico Abantos, con el monasterio de San Lorenzo ya a la vista, y las fresnedas de El Escorial, y el embalse de Valmayor, y en el confín, los rascacielos de la capital.

Es una travesía de 20 kilómetros y unas seis horas de duración, sólo ida, que está señalizada con marcas de pintura blanca y roja (muy borrosas) y que se describe paso a paso, con planos y fotografías, en www.trotamontes.org/abantos.htm.

Cuerda Larga
Travesía clásica, muy popular, tanto que a veces parece una romería, por la cresta de 18 kilómetros que se yergue entre el puerto de Navacerrada y el de la Morcuera, separando el valle pinífero del Lozoya, que se otea al norte, del alto Manzanares, que se escurre hacia el sur por entre los canchos pedriceros. De las siete cimas que se coronan a lo largo de la marcha, una es la segunda mayor altura de la región (Cabezas de Hierro, 2.380 metros), cuatro figuran en el top ten serrano (Guarramillas, Valdemartín, Pandasco y Asómate de Hoyos) y las otras dos aún sobrepasan los dos kilómetros medidos desde el nivel del mar (Bailanderos y la Najarra).Son seis horas largas de camino, sin contar paradas ni con que, si no se dispone de un coche de apoyo en el puerto de la Morcuera, hay que bajar a Miraflores de la Sierra (hora y media más) para volver a casa en autobús. Mapas, fotografías y datos de la ruta registrados con GPS, en www.andarines.com/guadarrama.

Circo de Gredos
Una aventura a caballo entre el senderismo y la escalada, por cuchillares y precipicios que hielan la sangre, es la que ofrece el formidable circo montañoso que preside el Almanzor (2.591 metros), máxima altura del Sistema Central. Desde la plataforma de Gredos, en el término abulense de Hoyos del Espino, se sube fácilmente al Morezón por Prao Puerto, el refugio del Rey y Navasomera.Una vez aquí, sin embargo, toca recorrer cinco kilómetros de picos que, sólo nombrarlos, da miedo: el cuchillar de las Hoyuelas y el de los Cerraíllos, los Tres Hermanitos, el Casquerazo, el Perro que Fuma, el Cuchillar de las Navajas, el Sagrao, el Esbirladero, el Almanzor, el Ameal de Pablo... A los pies del majestuoso circo, 400 metros por debajo de los del montañero, la Laguna Grande no lo parece tanto. En total, son 21 kilómetros y 10 horas de marcha, descansos aparte. Más detalles de la ruta, incluidos datos de GPS, en http://personal.telefonica.terra.es/web/mgc

.
.
Imprimir esta página