ESCAPADA TEMÁTICA nº 579 LUGARES DE PELÍCULA
LO QUE EL VIENTO NO SE LLEVÓ
Lugares de rodaje de cientos de películas y series de televisión

Nada queda en Las Rozas que recuerde las grandes producciones de Samuel Bronston (La caída del Imperio Romano, 55 días en Pekín...). Nada en Guadalix de la Sierra que evoque el rodaje, hace 54 años, de Bienvenido, Mr. Marshall, de Luis García Berlanga. Otros lugares de la región, en cambio, sí conservan los paisajes y los monumentos que cautivaron a Orson Welles, Sergio Leone o Richard Lester; que vieron desfilar a las estrellas de Hollywood -John Wayne, Sophia Loren, Cary Grant, Rita Hayworth, Marlon Brando...- y urdirse las tramas más dispares, desde Abuelo made in Spain hasta Alatriste.

Torrelaguna
Esta antigua, noble y cinematográfica villa de la vega alta del Jarama ha aparecido en más de 30 largometrajes, además de en unas cuantas series de televisión (Curro Jiménez, Cervantes, El pícaro...). La plaza Mayor que acunó en la vida real a Cisneros fue coso taurino en Los clarines del miedo (Antonio Román, 1958), centro de reunión para recibir el año nuevo en Amantes (Vicente Aranda, 1991) y parada de autobús aragonesa en El turismo es un gran invento (Pedro Lazaga, 1968). Mientras que en la vecina iglesia de la Magdalena se filmaron, entre otras películas, Don Quijote cabalga de nuevo (Roberto Gabaldón, 1973), con Cantinflas de protagonista, y Policía (Álvaro Sáenz de Heredia, 1987), en la que hacía de tal Emilio Aragón -entonces más conocido como Milikito-, acompañado por Ana Obregón.

También se rodó en el coro una escena de sexo de El rey pasmado (Imanol Uribe, 1991) que escandalizó mucho a la feligresía, razón por la cual este templo, grande y hermoso como una catedral, no ha vuelto a hacer ninguna otra aparición estelar. Más detalles, en el libro Torrelaguna, plató de cine, a la venta en la Oficina de Turismo (plaza de la Paz, 3; teléfono 91 843 01 50; www.torrelaguna.es).

Talamanca de Jarama
A nueve kilómetros de Torrelaguna, río abajo, se halla la protagonista absoluta del cine rodado en la región, con más de 120 largometrajes en su haber. Del éxito de Talamanca es culpable, en gran medida, la Cartuja, una antigua granja del monasterio de El Paular, con enorme patio, cuadra de ovejas, bodega, capilla, claustro, granero, cocina y desván, que conserva intacto, como dentro de una burbuja, el aire del siglo XVII. En ella se han ambientado famosas producciones -Alatriste, de Agustín Díaz Llanes, y Los fantasmas de Goya, de Milos Forman, por citar dos recientes-, pero también comedias eróticas protagonizadas por Esteso y/o Pajares, eurowesterns sesenteros, astracanadas históricas y películas de fantaterror en las que rara vez faltaba Paul Naschy. Otro escenario habitual es el llamado Puente Romano, junto al que Paco Martínez Soria pastoreaba sus ovejas en Abuelo made in Spain (Pedro Lazaga, 1968) y del que medio pueblo, contratado a la sazón como extra, fue ahorcado en Los cien caballeros (Vittorio Cottafavi, 1964). El Ayuntamiento de Talamanca (Fuente del Arca, 19; teléfono 91 8417007) ha editado y vende un libro sobre la historia cinematográfica del lugar. (www.mancomunidadjarama.com).

Manzanares el Real
Por los yermos ardientes de la Pedriza han cabalgado desde El caballero don Quijote (Manuel Gutiérrez Aragón, 2001) hasta El Zorro (Duccio Tessari, 1975) encarnado por Alain Delon, pasando por los pistoleros de Por un puñado de dólares (Sergio Leone, 1964). De hecho, la montaña que aparece en la escena final de esta última película es la Maliciosa. En el mismo pueblo, se rodó Recluta con niño (Pedro Luis Ramírez, 1956), cinta protagonizada por José Luis Ozores, y en el castillo, rodeado de falso foso para la ocasión, Richard Lester filmó El regreso de los mosqueteros (1989), con actores de la talla de Michael York, Oliver Reed, Richard Chamberlain y Geraldine Chaplin. Ya en 1961, la fortaleza de los Mendoza había sido testigo de las venturas y desventuras de El Cid, interpretado por Charlton Heston. El director, Anthony Mann, estuvo tentado de dar el papel de doña Jimena a su esposa Sara Montiel; pero al final, ante la duda, se decantó por la pizzaiola Sophia Loren, que volvería a estos pagos serranos para rodar Orgullo y pasión (Stanley Kramer, 1957), con Frank Sinatra y Cary Grant.

Más información, en la Oficina de Turismo (plaza del Pueblo, 1; teléfono 91 853 00 09; www.manzanareselreal.org).

Chinchón y Aranjuez
Dicen que a Orson Welles era fácil verle tomándose el chispazo matutino en los bares de la plaza Mayor de Chinchón, codo a codo con los vecinos, cuando estuvo en 1965 rodando escenas para Campanadas a medianoche, y también cuando, entre 1966 y 1968, grabó para la televisión francesa Una historia inmortal. En el mesón Cuevas del Vino hay una foto del inmenso director, del que no se olvida su pantagruélico menú de todos los días -judías chinchoneras y churrasco de doble peso y apenas hecho- y que necesitaba un sillón de medidas especiales para sentarse a la mesa. Otra foto es de Yul Brynner, haciéndose él mismo en la parrilla un lomo alto. La vuelta al mundo en 80 días (Michael Anderson, 1956), Rey de reyes (Nicholas Ray, 1961) y El fabuloso mundo del circo (Henry Hathaway, 1964) son algunas de las películas que han utilizado como plató esta población del sureste. La última, interpretada por John Wayne, Claudia Cardinale y Rita Hayworth, se rodó también en Aranjuez, que, con 70 largos, es el segundo escenario más productivo de la región, frecuentado por directores como Saura, Armiñán, Chávarri, Olea, Aranda, Trueba y Almodóvar. (www.ciudad-chinchon.com y www.aranjuez.es).

.
.
Imprimir esta página