.
 
.
 
 
RUTA nº 525 PROVINCIA DE SEGOVIA Distancia desde Madrid: 64 Kms.
Castilla-León  GARGANTA DE EL ESPINAR
LOS MEJORES PINARES (O CASI) DE LA SIERRA

         Imprimir esta página

a la estación de El Espinar, punto inicial de la ruta, se va por la A-6 hasta San Rafael y siguiendo luego las indicaciones viales
Ruta apta para hacer en bicicleta circuito por pistas forestales asfaltadas y de tierra
Más información : Oficina de Turismo de El Espinar (plaza de la Constitución, 1; 921 181 342). Y en www.segoviasur.com
mapa Sierra de Guadarrama, de La Tienda Verde
Comer : La Terraza (921 188 103): junto a la estación de El Espinar, platos de caza y especialidades regionales; precio medio-bajo. La Brasería (San Rafael; 921 171 790): carnes a la parrilla; precio medio-alto. Mesón de Jesús (Otero de Herreros; 921 483 040): cordero y cochinillo; precio medio-alto. Dormir : Buenavista (636 316 588): casa de alquiler para 10/15 personas en una finca atravesada por el río Moros; precio muy bajo. Siete Picos (921 181 084): 23 habitaciones en un pinar a las afueras de El Espinar; precio bajo. La Cigüeña (921 182 388): hostal céntrico, acogedor y con buenas vistas; precio muy bajo. Los Labradores (921 171 333): chalé de tres habitaciones, con chimenea y terraza, en pleno campo; precio muy bajo

Antonio Saénz de Miera no entendía, cuando era un niño en Cercedilla, por qué en el vecino pueblo segoviano de El Espinar había banda de música y en el suyo nones. Hasta que un día su padre le abrió los ojos: porque tienen mejores pinares.

Y es que, salvo los más pequeños, todo el mundo en la sierra sabe que, después de los de Valsaín, los de El Espinar son los mejores pinares, los de madera más apreciada por los tratantes. Explotados desde tiempos medievales, de ellos salieron cientos de miles de pinos albares para las obras de la corte y los reales sitios; sólo en 1579, se labraron aquí 2.430 vigas para las cubiertas del monasterio de San Lorenzo de El Escorial. No es de extrañar, pues, que los hacheros locales fueran solicitados por su gran experiencia para trabajar en los bosques de El Paular y Valsaín, ni que la primera escuela de prácticas para ingenieros de montes de España se estableciese en 1859 en la Garganta de El Espinar.

Rodeada por las crestas de la Mujer Muerta, el Montón de Trigo y la Peñota, y surcada por las aguas recién nacidas del río Moros, la Garganta es un valle que, además de por sus pinos, destaca por su amplitud -su perímetro montañoso ronda los 60 kilómetros- y sus excelentes pistas forestales, algunas de ellas asfaltadas, lo cual lo hace apropiado para ser recorrido en bici. Y eso es lo que vamos a hacer hoy, usando como punto de partida la estación de tren de El Espinar, a la entrada misma del valle.

Enfrente de la estación, al otro lado de las vías, pasa la carretera de la Garganta, que nos va a llevar en un suave ascenso de dos kilómetros hasta el área recreativa de La Panera, donde, junto a merenderos y piscinas, asoman las ruinas de antiguas ventas camineras. En una de ellas, la del Cornejo, fue donde el Arcipreste de Hita se topó, una mañana de principios del siglo XIV, con la serrana Menga Lloriente, la cual estaba en ese instante -confirmando lo dicho sobre la temprana explotación de estos montes- cortando un pino.

Tres kilómetros más adelante, tras cruzar el río y una portilla metálica, la vía asfaltada se bifurca. Tiraremos entonces por el ramal de la izquierda, que enseguida se torna pista de tierra, para acometer una ascensión algo más pronunciada por las faldas de la Mujer Muerta, entre manadas de corzos confianzudos y orfeones de cucos, que esto, más que un pinar, parece una relojería.

Siempre por la pista más trillada, rodearemos los embalses de las Tabladillas y del Vado de las Cabras -este último, situado ya en la cabecera del valle, muy cerca de las fuentes del río Moros- y descenderemos largamente por la ladera contraria hasta conectar, en el kilómetro 19, con el ramal de la vía asfaltada que desechamos casi al principio. Trece kilómetros más, siguiendo este firme, y estaremos de nuevo en la estación de El Espinar.

.